Foto: Gentileza Mariela García

Desde antes de la pandemia, los materiales de la Biblioteca fueron resguardados debido a refacciones en el edificio donde funcionaba. Las obras culminaron, y aún el espacio no ha sido reabierto.

La Biblioteca Popular de Barrio Paravachasca nació en el 2016 gracias al granito de arena de cada vecino que colaboró en su conformación: algunos donaron libros; otros, hojas; un televisor, videocasettera, máquina de escribir eléctrica…

La Biblioteca funcionaba en el mismo espacio físico que el Centro Vecinal del barrio, y en el lugar se brindaban distintos talleres y apoyo escolar.

«Todos los talleres que se se dictaron fueron, en algunos casos, herramientas de trabajo para los vecinos que hoy se sostienen económicamente», señala Mariela García, vecina del barrio, a Redacción Alta Gracia. La mujer es una de las principales impulsoras para que la biblioteca barrial vuelva a funcionar.

El reclamo se basa en que el lugar fue desmantelado para que el Centro Vecinal pueda ser pintado y refaccionado. No obstante, según señalan, el espacio aún no fue reabierto. «El Director de Educación, Rodrigo Martínez, no nos contesta a las preguntas sobre si van a volver a dejar la Biblioteca como estaba, ya que se había comprometido a resguardar los libros hasta terminar de pintar el Centro Vecinal. Son más que libros tirados en un galpón: es el impacto positivo de la biblioteca en nuestro barrio», arremete García.

Consultado por Redacción Alta Gracia sobre esta situación, el Director de Educación, Rodrigo Martínez explicó: «Lo que sucedió en su momento, en verano de 2020, fue el reacondicionamiento de ese espacio físico en el barrio, para la mejora del Centro de Desarrollo y Cuidado Infantil, se reorganizó el espacio, se dividió una sala para los niños de 45 días a 1 año y otra parte para niños más grandes. Se tuvo que retirar la biblioteca para hacer ese trabajo. La obra tardó un tiempo por la pandemia y se pudo finalizar».

En contraparte, García manifiesta que «en la actualidad la biblioteca no existe, le hemos dado a nuestro nuevo presidente vecinal el número del Director de Educación y viceversa, para que se pongan en contacto. Esperamos respuestas, ya que para nosotros significa mucho que se resuelva. Los trabajos realizados desde la Biblioteca aportaron muchos cambios, pequeños, pero positivos en la vida de los vecinos».

De esta manera, Martínez asegura que ya está en contacto con la nueva dirección barrial para volver a poner en funcionamiento la Biblioteca, con sus materiales originales: «Me junté con la nueva comisión para ponerme a disposición y trabajar en el tema. Estoy haciendo las averiguaciones para saber dónde está el material que perteneció a la Biblioteca, ya que la obra estuvo a cargo de la Secretaría de Obras Públicas por pedido de la Secretaría de Desarrollo Social. En este momento estoy en contacto con la comisión directiva del barrio para rearmar y poner en funcionamiento el espacio», finaliza el Director de Educación.