Foto: La Voz del Interior

De los 35 de la ciudad, 18 son urbanizaciones cerradas, convirtiendo a Malagueño en el «polo country» por excelencia del Gran Córdoba. El intendente electo admitió que «no hay integración en la región, ni de sus barrios».

Malagueño, ubicada a pocos kilómetros al sudoeste de la capital de la provincia de Córdoba, ha sido protagonista de un acelerado crecimiento demográfico en los últimos años. El último censo nacional dio fe de la expansión del departamento Santa María, con localidades como Alta Gracia, Falda del Carmen, Anisacate, Potrero de Garay, y, por supuesto, Malagueño.

En este sentido, el flamante intendente de la localidad, Marcos Fey, se expresó por la falta de integración en la ciudad. «No crece la integración de la ciudad en la región ni de sus barrios: de los 35 de la ciudad, 18 son urbanizaciones cerradas», admitió Fey en una entrevista con un medio de comunicación provincial.

El ejido de Malagueño es inmenso: 239 mil hectáreas que fueron el llamador para que la localidad se convierta en el «polo country» del departamento. Tierralta, Causana, Valle del Golf, La Arbolada, Estación del Carmen, Tejas 3, Las Cañitas, Forterra, Acquavista, son algunos de los mega emprendimientos de barrios cerrados en la localidad.

«Al principio lo vimos como una inversión. Comprar un terreno en Córdoba Capital era casi imposible, queríamos un lugar donde nos quede cómodo para trabajar, pero también poder tener algo propio. En su momento se estaba armando la urbanización, así que pudimos acceder a un lote. Acá nos queda cómodo, mientras mi pareja trabaja en Córdoba, yo trabajo en Carlos Paz, estamos en un punto medio. Incluso para hacer las compras lo dividimos: o en Carlos Paz o en Córdoba. Ir y volver de Malagueño es como vivir en un barrio de la capital, pero un poquito más alejado», opina Noelia, una vecina de barrio Las Cañitas, a Redacción Alta Gracia.

Los inicios

El Grupo Miterra fue la primera desarrollista en confiar en que Malagueño se convertiría en una zona próspera para el desarrollo y venta de urbanizaciones privadas. En 2003 desembarcó con el proyecto de Causana, un barrio cerrado con 170 lotes de 4.500 metros cuadrados (50 metros de frente por 90 de largo) con frentes a dos calles. Causana fue el puntapié para que Malagueño se desarrollara como polo country. Luego, Grupo Miterra volvió a apostar por Malagueño y desarrolló Estación del Carmen.

El problema actual

Según opinó Marcos Fey, la ciudad «está creciendo desordenadamente, crece la población pero no la infraestructura y los servicios públicos». Además, el intendente electo admitió que hay siete camiones recolectores de basura, que cuando se rompen quedan fuera de servicio hasta que se los arregle.