11.6 C
Alta Gracia
domingo, agosto 1, 2021
spot_img

Los «Ratatrip» perdieron su vivienda en un incendio

Redacción Alta Gracia Los conocidos viajeros de Alta Gracia recorrieron parte del mundo en bicicleta. Esta vez la vida les jugó una mala pasada y su cabaña se les predió fuego por completo, perdiendo todo lo material. Se trata de María Candela Blanca Díaz y Sebastián “Tatán” Espina.

Este domingo la noticia llegó como un cimbronazo. La casa de «Tatán» Medina y su familia se prendió fuego. Ya llegará el momento de las pericias, los informes y el recuperarse del shock.

Cientos de personas, a través de las redes, están acompañando a la familia y expresando muestras de cariño y solidaridad.

Aquí te contamos quienes son y qué hacían los «Ratatrip» altagraciences en una nota que hicimos en 2018.

WhatsApp Image 2021 06 06 at 08.23.52 1 - Los "Ratatrip" perdieron su vivienda en un incendio

Cuando la vida es recorrer el mundo

Por María Luz Cortez. Son de Alta Gracia. Ella es docente; y él, abogado. Dejaron todo para vivir viajando. Entre ambos, suman 32 países visitados. Muchos caminos los hacen en “bici”. Ahora, parten a Asia y a Oceanía.

Al sudeste asiático y en bicicleta. Esa es la nueva travesía que encara por estos días la pareja de viajeros más conocida de Alta Gracia. Tras unos meses en su “casa casera”, que construyeron con materiales reciclables en esta ciudad, María Candela Blanca Díaz (28) y Sebastián “Tatán” Espina (34) se aprestan a pasar cinco meses en un nuevo destino. Recorrer sitios que no conocen es, para ellos, ya un hábito conocido. Entre ambos, llevan 32 países visitados y ahora sumarán algunos más a la lista.

El periplo por Oceanía y el sudeste de Asia les plantea “un verdadero desafío, sobre todo por el idioma en los países asiáticos”, apunta Blanca Díaz.

Tatán, como casi todos lo llaman, viaja desde chico, pero desde 2009 viene haciendo de las travesías por el globo su modo de vida. Aunque ambos aseguran que la conversión de turistas a viajeros “se dio en un proceso largo”, sí pueden precisar cuándo se les disparó ese interés por viajar.

“Una vez a la escuela a la que iba llegó una pareja que venía de Canadá, en un Land Rover, y nos contaron cómo hacían para lavar la ropa. Ponían un tacho de 200 litros con agua atrás, con un suncho, y metían la camioneta en un camino irregular. Esa creatividad ante una necesidad me voló la cabeza”, rememora él, de profesión abogado.
Díaz, de formación docente, reconoce como su inspiración “el haber conocido a mucha gente que viajaba”. Entre ellos, y sobre todo, a “Tatán”.

A rodar

Apenas terminaron el colegio secundario, cada uno por su lado y a su tiempo, fueron saliendo sucesivamente de sus zonas de confort. Espina trabajó un año en Tribunales y largó todo para encarar un viaje iniciático en bicicleta alrededor de Sudamérica, en 2009.

“Ese fue el viaje que más me explotó la cabeza porque era el primero y estaba solo, tenía menos experiencia e incluso iba con una bici que –después me di cuenta– me quedaba chica”, recuerda.

En su galería de recuerdos imborrables, Espina atesora una gran pedaleada en la Cuesta del Lipán, en Salta, en la que se pasa de 2.000 a 5.000 metros en una sola subida y donde pensó que “el cuerpo no iba a responder”. Dice que recuerda la cara de los que, en auto, lo superaban y alentaban en pleno ascenso.

SEGUÍ LEYENDO..

Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

NUESTRAS REDES

17,888FansMe gusta
5,521SeguidoresSeguir
1,601SeguidoresSeguir

Últimas Noticias