Redacción Alta Gracia (foto ilustrativa).

Comunicado de Prensa- La pandemia y el aislamiento social preventivo y obligatorio han golpeado de diversas maneras a la sociedad. En el barrio la demanda de alimentos se duplicó y la crisis se profundizó. Es por esto que desde el Movimiento Barrios de Pie y La Coordinadora 27 de mayo, estamos a la espera de una reunión con el comité de crisis – COE N°8.

Entendemos que son indispensables políticas de estado capaces de garantizar un plato de comida en cada mesa y que la mejor manera de lograrlo es trabajando codo a codo con las organizaciones sociales que venimos asistiendo y resistiendo en el territorio hace muchos años.

Por otro lado teniendo en cuenta la frágil economía de Alta Gracia, nos resulta importante mencionar el impacto en  nuestros barrios, en los cuales coexisten  dos grandes problemáticas a raíz  de la imposición de la cuarentena.

Por un lado la «changa»  disminuyó drásticamente, originando un recorte significativo de los ingresos, viéndose  afectada la economía popular en un 70%, y por el otro en dichos sectores, el aislamiento tomó otra significación y el quedate en casa se volvió aún más complejo debido a las condiciones estructurales de las viviendas.

En definitiva, las organizaciones sociales terminamos ejerciendo un rol fundamental, entregando viandas para la merienda de los niños, módulos alimentarios y planteando ollas populares todas las semanas desde que inició el aislamiento, para intentar paliar las consecuencias de dicha crisis.