Por María Luz Cortez. Las vacaciones, en especial con tantos días lluviosos, suelen llevarnos a buscar alternativas en la televisión y Netflix tiene muchas propuestas. En esta oportunidad, elegí «La Oveja Shaun».

Hay películas, pero confieso que no las vi. Pero si vimos con mi hijita de dos años, todos los capítulos que se exhiben en Netflix. Quizás la calidez del dibujito con episodios breves donde los personajes no hablan, pero emiten sonidos es una parte fundamental de su atractivo.

La historia es la de una oveja que habita junto con otras un granja y a la que le ocurren toda clase de situaciones disparatadas. Otro personaje fundamental es un perrito que hace de la mano derecha del granjero.

Se trata de una serie animada mediante la técnica stop- motion. En la plataforma de streaming se pueden ver dos temporadas.