Foto Redacción Alta Gracia

El 17 de diciembre de 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó al 25 de noviembre como Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia la Mujer con el objetivo de sensibilizar, denunciar y reclamar políticas públicas para erradicar la violencia de las que son víctimas las mujeres en todo el mundo.

En Alta Gracia, la Provincia de Córdoba, el país y el mundo realizaron distintas intervenciones públicas a fin de sensibilizar sobre un flagelo que aún sigue vigente en las diferentes capas de la sociedad.

La pandemia, por el encierro en los días de cuarentena, los casos de violencia de género se incrementaron de manera escalofriante.

Acutalmente el Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación publicó las cifras preliminares de los femicidios ocurridos en Argentina hasta el 15 de noviembre de 2022. 

Se registraron 231 femicidios que incluyen 190 femicidios directos, 22 vinculados, 6 personas Trans y 13 suicidios feminicidas. 

Este observatorio, se explicó, «fue el primero en incluir y desarrollar el concepto de suicidios feminicidas e insiste en visibilizarlos». Se producen cuando se comprueba que las mujeres se quitan la vida como consecuencia de los abusos sistemáticos y la violencia de género que sufrieron.

TE PUEDE INTERESAR: #NiUnaMenos, ¿qué comunicamos cuando comunicamos?

Aunque la cifra de femicidios continúa siendo preocupante, se pudo percibir una leve disminución de la cantidad de casos de femicidios directos, vinculados y transfemicidios en en relación con el 2020 y el 2021. No así en los casos de suicidio feminicida, que continúan en ascenso: durante el mismo período del año 2020, se contabilizaron 2 casos y en 2021 se registraron 11 casos. 

El promedio total recuenta 5 femicidios por semana. En el 64% de los casos el hecho ocurrió en la vivienda de la víctima o el domicilio compartido con el victimario; y en un 80% se comprobó la existencia de una relación preexistente entre la víctima y el victimario.

Además se registraron 179 niñas y niños que se quedaron sin sus madres porque fueron víctimas de femicidio, algunas de estas víctimas colaterales fueron testigos presenciales de los hechos.

El 18,1% de las víctimas realizó al menos una denuncia por violencia de género previamente al femicidio. Estas muertes de mujeres se podrían haber evitado si los dispositivos de protección hubieran funcionado correctamente. También, muchas de las familias de las víctimas reclaman que las mujeres fueron ignoradas en múltiples ocasiones al intentar denunciar a sus agresores. 

El apuñalamiento, uso de armas de fuego y los golpes fueron los métodos más empleados para cometer los femicidios. Trece mujeres fueron violadas antes de ser asesinadas.