Screen Rant

Se cumplen 20 años del estreno de la tercera película del mago adolescente que marcó a una generación. Durante una semana se podrá volver a revivir en cines toda la magia de una de las películas más bellas de la saga.

Pasaron 20 años de la tercera película de la saga creada por J. K. Rowling, una adaptación que, allá por el 2004, fue una de las más esperadas del año.

En homenaje a los 20 años de estreno, por una única semana, cines de todo el mundo proyectarán Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Y, por supuesto, Alta Gracia no queda atrás en esta tendencia mundial. Con una sola función diaria, en Cinemacenter se puede volver a ver esta joya dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, que destacó en su época por ser una de las adaptaciones visualmente más bellas de la saga.

En esta entrega, se da el salto de lleno a la adolescencia del joven mago y se abre la puerta para explorar su pasado y su familia. Es también la presentación de nuevos personajes que serán amados por el resto de la historia: los cuatro siguientes libros y las cinco películas que los representan.

a película, que cumple 20 años, gira en torno al escape de Sirius Black, un peligroso asesino ligado a las filas de Lord Voldemort y que cumplió un papel fundamental en el pasado de Harry, aunque él lo desconoce. En este filme se presentan los dementores, unas criaturas encargadas de absorber la felicidad, la esperanza y la alegría de quienes se topen en su camino. Con ellos aparece en la historia el hechizo que caracterizará al joven mago, su patronus en forma de ciervo. Pero bueno, no más spoilers.

Harry Potter y el prisionero de Azkaban es la bisagra necesaria que marca el trazo que seguirán los tres personajes principales: Harry comienza a surgir como el poderoso mago contra las artes oscuras; Hermione como la joven muggle capaz de doblegarse para consolidarse como la hechicera más talentosa de su generación; y Ron, entre sus dudas y aciertos, como el personaje más fiel y alivio cómico de la historia.

Una buena forma de comenzar a vivir el mundo mágico, para quienes no la hayan visto nunca… y una verdadera joya para volver a disfrutar, para aquellos que la hemos visto hasta el cansancio, como si tuviéramos un giratiempo en nuestras manos.