Foto: eldoce.tv

La tragedia vial en el Camino de las Altas Cumbres protagonizada por el legislador Oscar González destapó una serie de irregularidades que complican al histórico dirigente de Hacemos por Córdoba.

La tragedia vial en el Camino de las Altas Cumbres protagonizada por el legislador Oscar González a bordo de una camioneta BMW X1 color negra con patente clonada dejó al descubierto un escándalo político y judicial.

El vehículo en el que se trasladaba el histórico dirigente de Hacemos por Córdoba tenía la chapa AB293MY. La misma patente que una BMW X1 color blanca en la provincia de Buenos Aires que el exarquero Gastón Sessa había comprado años atrás. 

En diálogo con Arriba Córdoba, Sessa reveló que un año y medio después de haberla adquirido, se la vendió a un conocido de la localidad bonaerense de Chascomús. “A las tres semanas de la transferencia entran a llegar multas de Córdoba. Y la camioneta estaba parada en Chascomús”, manifestó.

Después de comenzar una investigación con gestores y abogados descubrieron que había una camioneta similar que “estaba cometiendo infracciones en la ciudad de Córdoba y estaba parada siempre a la misma hora y en el mismo lugar en un edificio público”.

Desde 2021 hasta principios del 2022, le llegaron multas por mal estacionamiento y exceso de velocidad. “Eran a diario, llegaban como todos los días”, insistió el exjugador. Ante esta situación, le devolvieron la camioneta y él hizo lo mismo con el dueño original.

Las multas

Gabriel Kohan es el dueño original de la camioneta BMW X1 color blanca en la provincia de Buenos Aires. En Arriba Córdoba coincidió con el relato de Sessa y reforzó todo con datos concretos.

La primera infracción data de agosto del 2021. La mayoría de las multas describían que eran por estacionar mal sobre San Lorenzo al 426, donde el legislador Oscar González registra domicilio. 

En ese sector de barrio Nueva Córdoba rige el estacionamiento medido por la Municipalidad de Córdoba. 

“Son multas de estacionamiento que no paga. Todos los días. Lo dejaba estacionado todas las mañanas y me llegaban todos los días. Sabía que se alojaba en esa cuadra”, sentenció.

El origen de la pesadilla

Según detalló Kohan, compró la camioneta en una agencia de la marca “donde la habían vendido 0km y a los seis meses la compró”. El vehículo estaba a nombre de su esposa. 

Tiempo después se la vendió a Sessa y comenzaron los problemas. Kohan, ya con el vehículo otra vez en sus manos, inició un arduo camino con la Justicia de Córdoba que le permitió descubrir de dónde salió la camioneta negra que conducía González. 

Contó que una persona lo contactó por Facebook, a quien al parecer “le habían vendido la camioneta negra” y le manifestó que la quería transferir porque “tenía una tarjeta a nombre de su esposa”. Es decir que no solo tenía la patente clonada sino también la tarjeta verde de su pareja.

“Yo tenía mi camioneta blanca en mi casa. Ahí el tipo se da cuenta y le mando a la Justicia para que le saquen la camioneta”, detalló. De acuerdo a lo que pudo averiguar, la BMW X1 negra pertenecía a un hombre de la localidad bonaerense de Quilmes a quien luego se la robaron.

Después de realizar la denuncia, continuó relatando Kohan, la Justicia de Córdoba retuvo la camioneta que “cree era de una agencia de Villa Dolores” y “va a la Justicia” de dicha localidad. Luego pasa a la Justicia de Córdoba “y ahí es donde se pone en depósito judicial”. “Después entiendo que se la dan al político como en custodia con la patente clonada y me seguían llegando multas”.

“Llamé 600 veces al Juzgado Federal Nº 2 y me dicen que había quedado adentro. Ahí la volví a vender con la otra camioneta supuestamente guardada. Y ahora me entero que volvió a salir la camioneta con la misma persona”, cuestionó Kohan.

Fuente: El Doce