Foto de Sebastián Salguero.

El fiscal Garzón había autorizado el procedimiento, adelantado que se busca identificar la presencia de potasio en los recién nacidos como causa de muerte.

Entre el jueves y este viernes integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense realizaron la exhumación de los cuerpos de tres bebés fallecidos a pocas horas de nacer en el Hospital Neonatal de Córdoba. 

La medida probatoria fue ordenada a comienzos de esta semana por el fiscal Raúl Garzón, quien interviene en la investigación de la muertes de cinco criaturas y el presunto intento de homicidio de otras ocho.

Según explicó el defensor oficial de una de las familias, Eduardo Caeiro, las exhumaciones se hicieron para “realizar en primer lugar una autopsia para corroborar la causa eficiente de la muerte y tratar de encontrar vestigios de alguna de las sustancias tóxicas que se podría haber utilizado para producir la muerte de este bebé como potasio o insulina, etc, como ha ocurrido en otros casos”.

En diálogo con Radio Universidad, el letrado agregó que, por otro lado, se quiere “hacer una prueba de ADN atento que los padres tienen serias dudas acerca de si el cuerpo de este bebé es el que pertenece a su hijo”, ya que se les entregó un cajón cerrado al momento del fallecimiento.

Lo mismo ocurrirá con el los cuerpos de los otros dos bebés exhumados el jueves, cuyas familias son patrocinadas por el abogado Carlos Nayi, con el objetivo de confirmar la identidad de los pequeños para descartar (o no) el intercambio o robo de los bebés. 

Fuentes judiciales señalaron que los resultados de las pericias estarían aproximadamente dentro de dos semanas.

El dolor de una madre

“Estamos destruidos, no hay noticia buena porque a mi hijo no me lo van a devolver”, dijo angustiada Damaris, mamá de Benjamín Bustamente, cuyo cuerpo fue exhumado.

La mujer contó a eldoce.tv que no pudo participar del procedimiento por el doloroso estado emocional que todo este proceso le significa. 

“Estoy con ataques de pánico”, contó la mamá, quien no obstante remarcó que tanto ella como su familia se sienten muy acompañados por el abogado que la representa como por el fiscal Garzón. 

En la causa que conmocionó al país la única detenida es la enfermera Brenda Agüero como principal sospechosa de los crímenes y de los intentos de homicidio. Su situación procesal se agravó cuando la fiscalía dictó la prisión preventiva y amplió su imputación. 

En principio la mujer estaba únicamente imputada de homicidio calificado por procedimiento insidioso por las muertes de dos criaturas -Angeline y Melody, que nacieron el 6 de junio y fallecieron a las pocas horas-, pero Garzón amplió la carátula adjudicándole el lunes pasado la muerte de tres bebés más: Francisco -ocurrida el 23 de marzo- Benjamín -en abril pasado- y de Ibrahim -en mayo-.

Una de las pruebas claves para la decisión del fiscal fue la pericia técnica que reveló que la mujer había googleado cómo dosificar potasio e insulina.

Con informe de Jorge Vasalo, periodista Multimedio SRT. Fuente Cba24n.