El precio de la carne sufrió un incremento de hasta el 10%. En el sector preocupa la disminución de la hacienda. El pollo también aumentó, mientras que el cerdo se mantiene estable.

espués de varias semanas con precios estables, la carne vuelve a aumentar en Córdoba. Según un relevamiento realizado ayer por La Voz, en algunas carnicerías de la Capital ya es posible observar los nuevos valores, mientras que en otros comercios del rubro el ajuste se sentirá a partir del próximo viernes.

El incremento oscila entre el 8% y el 10%, según el corte y los negocios relevados. Desde el sector aseguran que el aumento en los precios se explica por la escasez de hacienda debido a la sequía que afectó a las zonas ganaderas durante buena parte de 2023.

“La carne viene desde la semana pasada con algunos aumentos y se espera que impacte de lleno en el mostrador, es decir en las carnicerías, el día viernes”, explicó Ignacio Marconetti, dueño del establecimiento En Carne Propia.

El comerciante agregó: “No es por una cuestión de demanda, ya que las ventas están estancadas hace tiempo, sino porque hay una menor oferta de hacienda”.

Por su parte, Daniel Urcia, vicepresidente del Instituto de Promoción de Carne Vacuna (IPCVA), explicó a La Voz que “estos aumentos en la carne son menores a los de la inflación general. Como hoy tenemos un poder adquisitivo muy deteriorado, las subas que se están produciendo aún vienen con retraso”.

“Lo que estamos viendo en los últimos dos meses, es que los precios corren por detrás de la inflación. Ahora, si lo miramos interanualmente, nos encontramos con que el precio de la carne se ha recuperado y hasta superado el índice de inflación promedio”, insistió Urcia.

De esta manera, como para tomar un corte de referencia, el kilo de nalga que hasta ahora se vende a $ 7.700, se va a ir a $ 8.500 aproximadamente, según estimó Marconetti.

El comerciante agregó que en marzo el precio de la carne vacuna podría volver a aumentar por incidencia de los costos fijos, como sueldo s y servicios. “Los aumentos no sólo se explican por la suba en el valor de la hacienda. La luz vino este mes con un 100% de aumento, los sueldos subieron casi el 30%. Entonces, inevitablemente las carnicerías tienen que subir los precios para adaptarse a los nuevos costos”, detalló.

MULTIFACTORIAL

El productor agropecuario Javier Rotondo explicó que esta nueva suba se explica por dos factores principales. “El aumento de la carne es multifactorial. Por una parte, los incendios en Corrientes, una provincia productora de terneros, afectó la disponibilidad de hacienda. Por otro, la sequía hizo que se redujera la cantidad de terneros”, comentó Rotondo.

“Hoy hay una recomposición del stock de animales, luego de todas las medidas que se venían aplicando sobre el sector ganadero que desincentivaron mucho la producción. Esto podría terminar de acomodarse en abril y mayo”, explicó el productor ganadero.

Ayer, el novillito de 300 a 350 kilos se pagó en los mercados concentradores a $ 1.880 el kilo vivo, unos $ 80 más que en los remates de la semana pasada. Con esta suba, los precios ya aumentaron un 34% en lo que va de 2024: en diciembre del año pasado, el kilo vivo rondaba los $ 1.400.

En tanto, el precio del ternero registró una pequeña baja en su valor (del 0,9%) con respecto a la semana pasada. Así, los precios se situaron torno a los $ 2.230 el kilo.

De esta manera, la brecha entre el novillo y el ternero se redujo al 18%, cuando hasta la semana pasada era del 25%.

Rotondo advirtió que tampoco se debe desdeñar como factor la caída en el poder adquisitivo. “La gente no está pudiendo comprar. Por costos, los precios de la carne deberían ser mayores, pero lo cierto es que si se presiona más al mercado interno con precios altos, la demanda disminuye”, explicó.

POLLO Y CERDO
Pero no sólo subió la carne en los últimos días. También lo hizo el pollo, su principal sustituto. Según el relevamiento de La Voz, el precio de la carne aviar subió alrededor del 11%. Así, un pollo de 2,4 kilos se vende hoy en las carnicerías entre $ 7.500 y $ 8.000.

En cambio, la carne de cerdo no registró aumentos en estos días. Según Marconetti, el cerdo viene con precios estables. “De hecho, bajó hace dos o tres semanas, pero es cuestión de días para que vuelva a aumentar. De lo contrario, su valor quedará desfasado y más barato que el pollo”, comparó.

En ese sentido, Urcia dijo que ante el incremento del pollo y de la carne vacuna, el cerdo tenderá a incrementar su valor en los próximos días producto de una mayor demanda por parte de los consumidores.

Fuente: La Voz del Interior