Imagen: Forbes México

Acción (mucha), escenarios increíbles, efectos asombrosos, personajes memorables… pero una historia que ya ha sido explotada en media docena de películas. ¿Vamos al cine o no?

Jurassic Park fue en sí misma una historia que marcó una década, una generación, un antes y un después en el cine. Fue cuando la ciencia se unió a la parte creativa cinematográfica para brindarnos, en esa época, un espectáculo jamás visto: seres jurásicos en pantalla, volándonos la cabeza a más de uno. Ni hablar con la banda sonora, que hoy si la escuchamos, sabemos de qué peli trata.

Luego, vino Jurassic World, con la misma fórmula.

Jurassic World: Dominion nos muestra un escenario catastrófico, donde ya los dinos andan sueltos por doquier, por la ciudad, metiéndose en el auto-cine y dando vueltas por ahí. Lo que van a hacer nuestros protagonistas al respecto es… nada.

Lo bueno es que Jurassic World nos trae la misma fórmula de Spider Man: No Way Home o Top Gun: Maverick. Los antiguos actores y protagonistas de la peli original, de décadas atrás, vuelven a la pantalla en este 2022 para el deleite de los más nostálgicos. Sí, acá vamos a volver a ver a Alan Grant (Sam Neill), Ellie Sattler (Laura Dern), y al doctor Ian Malcom (Jeff Goldblum), los héroes de Jurassic Park: casi treinta años después, obvio. El elenco original funciona 100% para revivir la nostalgia de la primera trilogía de Steven Spielberg y despliegan todo el carisma de estos talentosísimos actores… en la medida de lo posible, porque no se explota al máximo a estos personajes (sí, como pasó con el Peter Parker de Tobey Maguire en Spider-Man No Way Home). Así que se desaprovecha todo el potencial del regreso triunfal del trío noventoso. Una lástima.

Luego tenemos a los personajes de Jurassic World, Owen Grady y Claire Dearing, interpretados por Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, respectivamente, que se unirán en cierto punto de la cinta con el elenco de Jurassic Park.

Acción no falta en la película, al contrario: sobra. A veces el espectador se siente en una persecución cinematográfica a lo La Supremacía Bourne o Misión Imposible… pero con seres prehistóricos. Escenarios increíbles, motos voladoras, saltos alucinantes y una constante persecución dinosaurio-protagonista.

En sí es una película bastante entretenida para «el del palo», que haya crecido y disfrutado todas las adaptaciones jurásicas: los dinosaurios, sus escenarios y el laburazo para traer a la vida a estos seres históricos. Los actores, ya lo dijimos: funciona a la perfección traer al elenco original para despertar la nostalgia. Sí, es una peli para pasar el rato con los chicos, pochoclera, peeeero… ¡Ya dejen de revivir dinosaurios!