El femicidio se produjo en abril de 2020, en Capilla del Monte. La familia de la víctima considera que Lucas Bustos, el único imputado, es «un perejil» y no creen en su culpabilidad.

El Tribunal de Cruz del Eje que lleva adelanta  el juicio por el femicidio de Cecilia Basaldúa ocurrido en abril del 2020 en Capilla del Monte, decidió hacer lugar al pedido de la defensa de Lucas Bustos, único imputado por el caso, y otorgarle la libertad. 

El pedido de «cese de prisión preventiva» había sido realizado por la defensa, atento a presuntas múltiples «irregularidades» en la instrucción. El fiscal de Cámara Sergio Cuello se había negado a brindarle la libertad. Cabe mencionar que en el juicio, la familia de la víctima considera que Bustos es «un perejil» y no creen en su culpabilidad. A la par, se lleva adelante una investigación por presuntos «apremios ilegales» que tienen como víctima a Bustos. 

La audiencia se retomará el 1 de julio a las 9 de la mañana, con la declaración de Florentina Bustos, perito de control que cuestionó la toma de muestras genéticas, uno de los puntos que la querella critica de la instrucción. 

En es audiencia, Bustos estará sentado en el banquillo de acusados, pero en libertad hasta que se dicte la sentencia ya que el tribunal entendió que no hay peligro de fuga ni riesgo de entorpecimiento. 

La audiencia de este viernes

El Tribunal había decidido suspender las audiencias, el pasado 21 de mayo, por la sorpresiva aparición y peritaje de una nueva prueba aportada por una de las abogadas de la familia de Cecilia, Daniela Pavón. Según sostiene la querella, nunca se investigó la denuncia realizada, dos años atrás, por el propietario de un campo cercano al lugar donde apareció el cuerpo.

Dicha denuncia, que alertaba sobre el hallazgo de un colchón con sangre, fue realizada por el dueño del terreno, de apellido Rojas, el 15 de mayo de 2020.

La exposición del hombre, que no acudió al lugar durante varios meses debido a la cuarentena a la que obligó la pandemia, detalló que se habían violado los cerramientos del inmueble. Además, indicó que el lugar presentaba indicios de acciones violentas.

En la jornada de hoy, se pidió que se amplíen y se tomen de nuevo más muestras porque fueron insuficientes. 

«Las muestras de pelo aun no están analizadas porque demoran más tiempo. Es por eso que el resultado de hoy fue parcial, para decirnos que no sirve nada de lo que hay. Estas van a dar un resultado de ADN mitocondrial para sólo cotejar con linaje – se usa siempre el linaje materno- , pero no es lo mismo que un ADN nuclear que es lo que necesitaríamos para saber si coincide o no». 

Florentina Vázquez, perito de parte, en su informe pide ampliaciones incluso volver al lugar para tomar nuevas muestras y con otros sistemas. 

Este hecho no fue investigado por la fiscal Paula Kelm y, al ser mencionado en el juicio, la Cámara decidió ordenar los análisis de ADN de la sangre encontrada con los hermanos de Cecilia. 

De encontrarse elementos que conecten a esa denuncia con el crimen que se intenta esclarecer, esto impactaría directamente en la investigación realizada para elevar la causa a juicio.

Asfixia

El único acusado en la causa es Lucas Bustos, un joven albañil sobre el que recae la imputación de los delitos de «abuso sexual con acceso carnal, homicidio doblemente calificado por violencia de género y criminis causa», que prevén la pena de prisión perpetua.

Para la fiscal Kelm, Bustos habría matado a Cecilia por «asfixia». Es decir que, de comprobarse que la sangre pertenece a Cecilia, se abriría una nueva e importante línea de investigación

Vale recordar que la principal prueba incriminatoria hasta aquí es una confesión que el propio acusado habría realizado en la comisaría de Capilla del Monte. Según la querella, tal confesión habría sido obtenida bajo apremios ilegales. Por ello, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación se ha constituido como querellante en el juicio.

FUENTE: Cba24N.com.ar