Eldoce.tv

Peritajes determinaron que no puede ser sometida a proceso penal. Continúa internada en el Neuropsiquiátrico de Córdoba Capital. Los pesquisas no logran establecer aún cómo murieron los dos adolescentes. Sus cuerpos fueron hallados en estado esquelético.

El 26 de abril pasado, Córdoba se estremecía. Tras el alerta de una persona, policías llegaban a una vivienda de la ciudad de Alta Gracia, en el valle del Tajamar, y se topaban con una escena de horror.

Sobre un sillón, y debajo de unos nailons, estaban los cadáveres de dos hermanitos de 15 y 16 años. Los cuerpos estaban casi esqueléticos. Al lado se veían unos tubos de oxígeno.

La madre, abstraída de toda la escena y del olor a putrefacción, rezaba y decía que estaban dormidos.

Esa misma jornada, Maricel Pedernera (40) quedó detenida por orden del fiscal N° 2 de Alta Gracia, Alejandro Peralta Ottonello, quien la imputó por homicidio calificado agravado por el vínculo reiterado.

A la par, el funcionario dispuso una batería de medidas procesales para determinar cómo habían muerto los hermanos y, en paralelo, saber si la mujer comprendía la presunta criminalidad de sus actos. Es decir, si era imputable o no. El punto es crucial.

Por ello, se dispuso, como suele suceder en estos casos, que la mujer sea sometida a peritajes psiquiátricos.

A casi un mes de aquel estremecedor hallazgo, fuentes oficiales señalaron que los peritajes interdisciplinarios determinaron que la mujer padece severas patologías de orden de salud mental, por lo que concluyen que no podría comprender lo que hizo. De esta manera, es inimputable.

No puede ser sometida a un proceso penal. La fiscalía dispondría su sobreseimiento por inimputabilidad. Pedernera continuará alojada, bajo tratamiento psiquiátrico por orden judicial, en el Neuro de barrio Juniors de Córdoba.

Fuente: La Voz