Foto: IMDB

Barbie no solo es una película, sino una cachetada al patriarcado, una invitación a cuestionar normas obsoletas y, sobre todo, una muestra de fashionismo y sátira feminista en su máxima expresión para los y las especialistas… y una clase de feminismo para principiantes.

“Sabes, pedirle a una feminista que reflexione sobre una película de Barbie es como pedirle a la Bruja Mala del Oeste que critique a Oz”, opinó Susan Faludi, periodista y escritora ganadora del Pulitzer, para una crítica de Barbie en el New York Times.

Sin duda ha sido el evento cinematográfico del año. «Barbie» emergió como el hito cinematográfico arrasador a nivel mundial. La película elevó a la famosa muñeca (que ya no se consigue en jugueterías argentinas) a nuevas alturas, dando vuelta su imagen hacia la perspectiva del feminismo y desafiando estereotipos.

Desde un diseño impecable (y bello, muy bello) hasta su sátira, esta película dirigida por Greta Gerwig se convierte en una lección contra el poder patriarcal y una celebración del empoderamiento femenino. Pero para principiantes.

La película deja en claro que Barbie puede ser abogada, pilota, astronauta y presidenta, un recordatorio constante de que las mujeres son capaces de cualquier logro que se propongan (en mi caso, a mis 7 años, le pinté un ojo negro a una Barbie, porque también era boxeadora). También, el largometraje resalta su mayor crítica: un ideal de belleza inalcanzable, por más que se hayan hecho Barbies de todo tipo, color, raza, pero sin tantas diversidades.

A la directora no le tiembla el pulso para adentrarse en la reflexión existencial, tal como lo hizo en Mujercitas. Repulsa el poder desequilibrado, se burla del capitalismo, la cultura pop, y, ya que estamos, el patriarcado cae en la volteada.

Si tuviera que explicarle a alguien qué es el feminismo, simplemente me limitaría a sugerirle que vea Barbie. Sin adentrar en spoilers, uno de sus más brillantes personajes secundarios, interpretado por la Betty La Fea estadounidense (América Ferrera), da un monólogo sobre lo que implica ser mujer. Insisto, sin spoilers.

Barbie no solo es una película, sino una cachetada al patriarcado, una invitación a cuestionar normas obsoletas y, sobre todo, una muestra de fashionismo y sátira feminista en su máxima expresión para los y las especialistas… y una clase de Feminismo 101 para principiantes.